CAMPAÑA ¡ YO TAMBIEN QUIERO JUGAR !


Por Sylene Moreno

Según se proclamó en la Asamblea General de la Naciones Unidas, jugar es un derecho de la infancia y los adultos debemos de velar por su cumplimiento en todos y cada uno de los niños y niñas, aunque en algunas situaciones se encuentren en serias dificultades para el desarrollo de esta actividad.
Los niñ@s con discapacidad se encuentran en serias dificultades para usar muchos juegos y juguetes.
*El juego permite desarrollar la propia capacidad física y mental.
*Es una fuente de autoafirmación, satisfacción y placer.
*Jugar significa ser activo y prepararse para la integración a la sociedad.
*Sin duda la carencia en el juego proporcionará un desarrollo incorrecto e incompleto.
Qué la sociedad disponga de juegos “accesibles para todos”, beneficia en primer lugar a los niños que tienen mayor dificultad para accesibilidad, en éste caso son los niños con discapacidad.
Los niños con discapacidad necesitar jugar y tener acceso a lugares públicos como parques o plazas adaptados para realizar un momento de esparcimiento.
Los juegos más recomendados para contemplarlos en espacios públicos son aquellos adecuados, adaptados y accesibles.
Hemos encontrado que los niños con discapacidad motora y visual son quienes más necesitan de juegos adaptados para realizar una actividad de esparcimiento familiar.
En el caso de los niños con discapacidad visual la falta de recreación provoca que no se motiven, no se desplacen  y se mantengan pasivos.
Los niños con discapacidad motora, presentan problemas de manipulación y desplazamiento. Pasan mucho tiempo desde muy temprana edad en terapias físicas que les darán un beneficio en su desarrollo pero en ocasiones los padres dejan de lado la importancia del juego y esparcimiento, debido a que los juegos en las áreas públicas no tienen un diseño accesible para utilizarlos.
Es aquí donde los padres de niños con estas formas de discapacidad, nos sentimos aislados e incomprendidos, para dar momentos de recreación a nuestros hijos.
Cuando llevamos a los niños a parques públicos, nos encontramos con la limitante de no encontrar juegos adaptados para usarlos en forma segura. Regresamos al hogar tanto los niños como los padres tristes, porque nuestro hijo tuvo que conformarse con observar la diversión de los demás sin participar.
Requerimos que nuestros parques públicos proporcionen juegos accesibles, versátiles, adecuados para su edad, que cuenten con normas de seguridad y que tengan un diseño para todos.
Recordemos que el juego y esparcimiento en nuestros niños con discapacidad, forma parte de un proceso de aprendizaje, abre un mundo de posibilidades en el control del propio entorno y de la vida misma.

JUEGOS RECOMENDADOS PARA LAS PLAZAS Y PARQUES PÚBLICOS.









       ¡ A JUGAR ! 


Nuestras Entrevistas