jueves, 23 de agosto de 2012

La Rehabilitación como un "Todo" para las personas con discapacidad



Por Dr. Jesus Elizondo.

Rehabilitación es el conjunto de procedimientos dirigidos a ayudar a una persona a alcanzar el más completo potencial físico, psicológico, social, vocacional, avocacional y educacional compatible con su deficiencia fisiológica o anatómica y limitaciones medioambientales. La rehabilitación, produce múltiples intervenciones dirigidas a la causa y los efectos secundarios del daño y la condición.

La medicina del paciente discapacitado apunta a tres aspectos del proceso mórbido. Un primer aspecto que se refiere a las secuelas patológicas a nivel de un órgano, como por ejemplo pérdida de una extremidad o cierto déficit sensorial, es lo que llamamos la Deficiencia. Un segundo aspecto funcional, la Discapacidad, que es la restricción o ausencia (secundario a la deficiencia) de la habilidad de una persona para realizar una tarea o actividad dentro de un rango considerado humanamente normal (discapacidad de marcha, de vestuario, de traslado, etc). Un tercer aspecto social, que se refiere a la pérdida de roles en relación a la discapacidad (por ejemplo el rol laboral). 

La meta de los programas de Rehabilitación es obtener el máximo nivel de independencia de sus pacientes, tomando en cuenta sus capacidades y aspiraciones de vida.


Existe un error común y es considerar que fisioterapia y rehabilitación son lo mismo.
La verdad es que la rehabilitación es el resultado de aplicar, entre otras cosas la fisoterapia, para la recuperación física, psíquica, social y laboral. La fisioterapia se ocupa principalmente de la recuperación física mientras que la rehabilitación, es un trabajo multidisciplinar e integral en el cual interviene además de la fisioterapia, otras disciplinas como la  logopedia, la terapia ocupacional, la psicología, etc.

Es por eso, que la rehabilitación, no debe entenderse como un proceso terapéutico aislado que se desarrolla únicamente en el gimnasio sino un concepto amplio de ganancias funcionales en el que intervienen un equipo de profesionales, con la ayuda del propio paciente y sus familiares.

El médico rehabilitador, una vez comprobado los criterios de inclusión en el mismo, determina las condiciones funcionales iniciales y establece los objetivos terapéuticos más adecuados en función de las posibilidades de recuperación.

En el inicio del proceso de rehabilitación se obtendrán grandes ganancias; seguido a esto, viene un estancamiento, del cual se puede esperar un proceso de maduración o la preparación para un despunte. 

Quienes se encargan de rehabilitar a pacientes con discapacidad, no se deben enfocar, en los logros a corto plazo; sino en el desarrollo integral y que los objetivos se cumplan, sin importar el tiempo que hayamos que emplear para lograrlo.

 La creatividad del Terapeuta y el compromiso de la Familia, serán los factores que brinden a su hijo mayores oportunidades en su mejoría 


viernes, 17 de agosto de 2012

¡¡ Los Abuelos son la Sal de la vida !!





Tres generaciones !!

Por Sylene Moreno

A menudo los abuelos son afectados grandemente por el nacimiento de un niño con una discapacidad; el dolor que ellos sienten puede ser doble — dolor por su nieto y dolor por usted, su propio hijo.
Es importante recordar que ellos también necesitarán apoyo e información y que “la forma en que usted se relacione con ellos puede crear el establecimiento de la forma cómo ellos habrán de ayudarlo, o cómo ellos se conducirán con el niño” (Routburg, 1986, pág. 32).
Algunos abuelos pueden tener dificultad en aceptar la discapacidad de su nieto, lo cual es tan normal como la etapa de negación que los padres mismos hayan podido experimentar. Otros serán una fuente grande de ayuda y apoyo, y su involucramiento puede beneficiar la familia (Seligman & Darling, 1989).
Por lo tanto, sus padres y otros miembros de la familia necesitan que se les dé las oportunidades de conocer a su niño como una persona, no solamente como una persona con discapacidad (Routburg, 1986).
Permitirles llegar a involucrarse con su niño puede también permitir a usted algún tiempo muy necesitado lejos de las responsabilidades asociadas con el cuidado de un niño con necesidades especiales.
Los abuelos por lo general apoyan grandemente cuando les damos la oportunidad de involucrarse con el niño. Es importante conocer el carácter de los abuelos, hay algunos que nos permiten hablarles de todo, y en el caso de otros solo debemos compartir los logros de nuestros niños.
En lo particular Arantza tiene a su Abuela Elsa que es enfermera de profesión, y ha sido un gran apoyo porque entiende las necesidades que requiere su nieta y en casos muy muy necesarios cuida de Arantza. Tenemos la plena confianza de que estará bien en nuestra ausencia.
Debemos reconocer las limitantes que tienen nuestros padres o abuelos de nuestros hijos. A veces hacen su mejor esfuerzo, pero su condición física o emocional los limita.
Ellos de por sí, deben enfrentar sus propios retos y cualquier ayuda que proporcionen a sus nietos es bienvenida.
Recordemos que ellos ya fueron Padres, ya cumplieron y ahora nos toca a nosotros cumplir con lo nuestro.
Los Abuelos son para los nietos la Sal de la vida!!!
Referencia:

Routburg, M. (1986).  On becoming a special parent: A mini-support group in a book. Chicago: Parent/Professional Publications.
Seligman, M., & Darling, R.B. (1989).  Ordinary families, special children: A systems approach to childhood disability.  New York: Guilford.


Nuestras Entrevistas